Proyecto de la UNLP para prevenir la violencia en los noviazgos adolescentes

Una de las formas más usuales de violencia que sufren las mujeres se da en el marco de la intimidad de su pareja, por este motivo, un grupo de extensionistas de la Universidad Nacional de La Plata, trabaja para afrontar esta problemática en los inicios de las relaciones de pareja, es decir durante los noviazgos adolescentes.

El equipo dirigido por el vicedecano de la facultad de Psicología, Xavier Oñativia, e integrado por docentes, graduados y egresados de las carreras de psicología, elaboró un proyecto basado en el diseño e implementación de dispositivos de intervención grupal en escuelas secundarias de la zona, con el objetivo de promover procesos de identificación, sensibilización y prevención de la violencia de género, enfocados en las primeras modalidades de relacionamiento afectivo adolescente.

El objetivo del trabajo consiste en “analizar las diferentes formas de violencias contra las mujeres en nuestra comunidad , propiciar la construcción de modos de relacionamiento más igualitarios entre jóvenes de distinto género a través de la puesta en debate de los modos actuales de vinculación y promover el conocimiento de los derechos contenidos en la Ley Nacional de: Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales.

Oñativia detalló que también se busca “elaborar en conjunto estrategias colectivas para reducir los niveles de violencia hacia las mujeres, profundizar los conocimientos respecto al hombre que ejerce la violencia, difundiendo alternativas de atención y considerar nuevos posibilidades de construcción de Subjetividades en la Masculinidad “.

Además agregó: “nosotros empezamos a trabajar tratando de llevar adelante dos procesos: visibilización y desnaturalización. Porque la violencia se genera y puede funcionar si ocurren dos fenómenos que serían precisamente las contrarios: invisibilización de estos mecanismos y su naturalización .La violencia se da cuando se naturaliza la situación, “esto es así”, “la vida es así”; el “siempre fue así y va a seguir siendo”.

El proyecto comenzó en 2012 y desde entonces continua desarrollándose de manera inenterrumpida. En el 2016, pudieron dar talleres en 4 escuelas durante la primera mitad del año y 3 en la segunda mitad, eligiendo establecimientos educativos de Villa Elvira, City Bell, Berisso, la escuela secundaria de Astillero Río Santiago y el Colegio Nacional, entre otras. Durante todo este año se reeditará la experiencia.

Uno de los puntos importantes del proyecto es intentar que los adolescentes se corran del lugar común que proponen los micromachismos, reflexionando e interpelándose a sí mismos ya que muchas veces les cuesta reconocer actitudes cotidianas de machismo o violencia de género que reproducen o los atraviesan.

El equipo extensionista eligió trabajar, entre otros elementos, con el “Decálogo de la buena esposa”, publicado en la década del ’50 para observar las reacciones de las chicas que reciben los talleres en las escuelas. Lo que encontró el equipo de Psicología, fue que las adolescentes reconocen violencia patriarcal en ese decálogo, pero muchas veces les cuesta reconocerla en aspectos más actuales propios del día a día.

En cada experiencia de taller, se les acerca a los alumnos una encuesta sobre violencia de género a los estudiantes donde, después de su análisis, se encontraron con la importancia de las nuevas tecnologías como un punto ciego donde cuesta visibilizar la violencia.

Fuente: UNLP