Tensión en el Centro de Estudiantes de Ciencias Sociales

 

NESociales

Lo que será sin dudas un año de movimiento y ebullición política en la UBA – en especial por las elecciones obligatorias que concluirán con la renovación de autoridades de toda la Universidad – comenzó con mucho movimiento en la Facultad de Ciencias Sociales donde el peronismo gobierna en unidad su único Centro de Estudiantes en toda la UBA. Es precisamente en la conducción del CECSO donde se produjeron tensiones en las últimas semanas que se hicieron visibles y evidentes: el frente que allí se viene imponiendo ampliamente durante las dos últimas elecciones no está exento de diferencias internas y tensiones entre el sector encabezado por la UES – vinculado al peronismo más tradicional y en alianza con las agrupaciones que dirigen la Carrera de Ciencia Política – y el sector identificado más claramente con el kirchnerismo duro, encabezado por La Campora y La Trinchera (agrupación que responde a la legisladora porteña Lorena Pokoik).

La tensión que se viene gestando desde hace varios meses tiene como detonante la postergación desde diciembre de la asunción de la nueva Comisión Directiva del CECSO, situación que se retrasó en parte porque la candidata a presidenta por parte de la UES abandonó la militancia en medio de una crisis personal con su espacio, lo que obliga a asumir a la candidata a Vicepresidenta, Ayelén Petracca.
Sin embargo esta situación fue vista como una oportunidad por otro de los socios del frente, los sabattellistas de El Mate-Nuevo Encuentro. Esta agrupación mantiene una histórica rivalidad con la UES (vinculada en la ascendencia de los turquesas a la izquierda y no al peronismo) que el año pasado hizo eclosión cuando los sabatellistas se vieron relegados en el cierre de lista por el resto de las agrupaciones kirchneristas, quedando desplazados de la y la vice.

Esta tensión venía generando un retraso en la realización de la Comisión Directiva básicamente por un desacuerdo entre la UES y el Kirchnerismo respecto a la fecha y a los detalles de su organización. Esta diferencia llevó a que la UES decidiera convocarla por sí sola, sin el consentimiento del kirchnerismo: esa fue la excusa perfecta que Nuevo Encuentro esperaba para plantear una tensión que tiene un trasfondo mas complejo: es un secreto a voces que el sabattelismo se encuentra totalmente incómodo en el frente que encabeza la UES y que su preferencia sería romper esa alianza para motorizar un acuerdo con La Mella, ensayo que tiene los antecedentes de Filo y en Farmacia.
Mientras Nuevo Encuentro comenzó una estrategia de tensión inédita para el Nuevo CECSO, La Campora y La Trinchera sostenían la posición de no dar quórum en la Directiva obligando así a la UES a consensuar conjuntamente la fecha y el modo de realización. Parecía finalmente que ese era el desenlace que se avecinaba (sin los miembros del kirchnerismo, la UES quedaría a un vocal del quórum) cuando, luego de un viernes enrarecido en Sociales por la anormal presencia de militantes, una columna de militantes de Nuevo Encuentro de todo su frente universitario, encabezados por un cordón de seguridad, se acercó hasta la puerta del aula donde se encontraban reunidos los vocales que intentaban reunir el quórum. Tras una serie de insultos por parte de los referentes de Nuevo Encuentro a los militantes de la UES y cánticos contra los que intentaban sesionar la Directiva, la misma quedó suspendida.

Finalmente fue el lunes 6 el día acordado entre las diferentes agrupaciones de la conducción para la realización de la Comisión Directiva: allí todas las agrupaciones opositoras se hicieron presentes y el eco estuvo puesto en la interna de la conducción. Con especial ahínco los militantes de La Mella intentaron insistentemente tallar sobre el incidente.
La reunión transitó con relativa normalidad hasta que se planteó la no asunción de la candidata a presidenta de la UES y su reemplazo por su vicepresidenta: es que la candidata a vicepresidenta figuraba en la boleta con su segundo nombre y apellido, lo que generó un nuevo embate de cuestionamientos por parte de La Mella.

Cuando los miembros de la UES intentaban aclarar la situación, la Vicepresidenta realizó una intervención imprevista: aclaró que ella había sido víctima de violencia de género, que actualmente esa situación se encontraba judicializada y con una orden perimetral de restricción y que, movilizada por esa situación, en el momento de la elección había preferido figurar con su segundo nombre evitando llamar la atención de su agresor.
Esa aclaración cambió el clima de la reunión, que se encaminó a la asunción de la nueva Comisión Directiva, hasta que un cruce entre los militantes de la UES y los del PTS (por una reciente acusación de abuso que se hizo pública contra un militante del partido de izquierda) generó un incidente que enardeció la reunión tras lo cual quedó disuelta.

Todo parece indicar que el clima entre los socios del CECSo se ha calmado por el momento, en especial por la tendencia de La Cámpora y La Trinchera evitar la tensión con la UES y apostar a sostener un esquema de unidad de cara al arranque del año. Mientras que la agrupación de la CUPP apuesta a esa unidad peronista  en la facultad, y al mismo tiempo aislar a sectores menos identificados históricamente con el peronismo, la posición de Nuevo Encuentro no parece variar y hay un trasfondo complejo que promete tener nuevos coletazos: la disputa en la elección del nuevo Decano que se profundizará hacia el segundo cuatrimestre.

En ese frente se produjo una ruptura insalvable que generará nuevos movimientos: la división de la actual gestión en dos grupos, uno encabeza la Carrera de Comunicación Social y encarnado en el actual Decano, Glenn Postolski, se encuentra en un enfrentamiento sin retorno con el sector encabezado por Carolina Mera, referente de la conducción de la Carrera de Sociología y actual directora del Instituto de Investigaciones de la Facultad. Esta interna tiene un correlato en las tensiones del frente: mientras Postolski está fuertemente referenciado con el progresismo (especialmente a partir de la sanción de la Ley de Medios), Carolina Mera cuenta con una larga trayectoria en el peronismo, incluyendo su apoyo al kirchnerismo.

Esta diferencia parece tener un correlato entre la tensión de Nuevo Encuentro no sólo con la UES, sino también con La Cámpora y La Trinchera.
Con este estado de cosas, Sociales promete un año movido ya que, luego de varios años, todo indica que habrá una disputa ciertamente competitivapor ver quién ocupa el sillón del Decano.

7 Comentarios

  • Elsa queo dice:

    Para para para vos me decis que la CUPP va con los radicales en sociales.?

  • Claudia del pla dice:

    No sabia q mera más la dirección de la carrera de cp eran peronistas kirchneristas, siempre pensé q eran re contra radicales los últimos, pero siempre se aprende algo nuevo

  • Tamara Bunke dice:

    AL final el los peronistas de sociales son mas vendidos que el peronismo a nivel nacional. Todos cooptados. Son tos la franja morada, la peor lacra que existe en la UBA. Estos ya venian mostrando la hilacha desde el año pasado, desmovilizando a los estudiantes, el pj no puede gobernar ni un centro de estudiantes

  • Dulouz dice:

    Es obvio que esto iba a pasar, la Ues de peronismo no tiene nada es una sucursal de la Franja Morada y Yacobitti en Sociales. La dirigencia de la ues (ex La Vallese), dos o tres cuarentones que no aprobaron ni dos materias con Cristian Bay a la cabeza. Se creen los dueños de todo porque sus amigos del rectorado le mandan matoncitos cada tanto. Me extraña que Proyecto Sociales se deje correr x estos impresentables, a quienes supuestamente enfrentan en la Universidad.

  • jose de ser dice:

    claro… pero que la ues juegue con los radicales, no es novedad, ya son un satélite mas de nuevo espacio, y siempre fueron los mulos de la UCR… ahora que la CUPP vaya con los radicales, jaja ex descamisados, ahora entiendo porque los echaron…

  • Juana de arco dice:

    Che en la lista no figuraba con su segundo nombre…. pusieron un nombre y apellido trucho y ahora resulta q nuestra presidenta es Ayelén Petracca, la misma que no tuvo problema en votar a rector cuando era consejera, q ahí sí fue con su verdadero nombre. Ues sos re trucho y encima utilizar una situación como la violencia de género para tapar todo eso. En septiembre los pides se van a cobrar todas estas patoteadas

  • Karina Gaitan dice:

    alguien esta vendiendo pescado podrido… la campora y la CUPP van a jugar con el peronismo y la izquierda… que la UES se vaya con sus amigos radicales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *