Elección de consejeros superiores de la UBA: más que nunca, independientes del rectorado

Por UJS-PO

Este jueves 26 se presentarán las listas para las elecciones de representantes estudiantiles al Consejo Superior, el máximo órgano de cogobierno de la Universidad de Buenos Aires. En ella votan los 52 consejeros directivos estudiantiles electos en las trece facultades durante los comicios de septiembre. La distribución de consejeros es la siguiente:

Agronomía
LAI, 3 consejeros
FANA, 1 consejero

Derecho
Franja Morada, 3 consejeros
Nuevo Derecho, 1 consejero

Económicas
Nuevo Espacio, 4 consejeros

Exactas
FEM, 3 consejeros
La Izquierda al Frente, 1 consejero

FADU
Juntos por la FADU, 3 consejeros
Estudiantes por el Cambio, 1 consejero

Farmacia
Antídoto, 4 consejeros

Filosofía y Letras
La Izquierda al Frente, 3 consejeros
FUP, 1 consejero

Ingeniería
MLI, 3 consejeros
La Mella-Epa, 1 consejero

Medicina
Nuevo Espacio, 3 consejeros
El Frente, 1 consejero

Odontología
AFO, 4 consejeros

Psicología
El Impulso, 3 consejeros
La Izquierda al Frente, 1 consejero

Sociales
La UES-Proyecto Sociales, 3 consejeros
La Izquierda al Frente, 1 consejero

Veterinarias
Evet, 3 consejeros
La Tropilla, 1 consejero

Lo que muestran los números es que las agrupaciones ligadas al rectorado podrían sumar 22 consejeros, reuniendo a los dos Nuevo Espacio (UCR en Económicas, PJ en Medicina) más el PRO, el PS y los distintos desprendimientos de Franja Morada. Ahora mismo negocian con La UES la posibilidad de sumar a dos de los tres consejeros por la mayoría de Sociales, confirmando que atrás de la victoria K se encontraban los intereses del rectorado. Se trata de un rectorado multifacético, que de un lado tiene a Barbieri como cabeza -recientemente candidateado por el Frente para la Victoria como ministro-, mientras que la secretaría de Hacienda, la “caja”, reposa en manos de Yacobitti, el jefe de la UCR Capital que milita por Cambiemos.
En la vereda de enfrente, las agrupaciones de izquierda que conducimos la FUBA podemos agrupar también 22 consejeros. Pero sumando a agrupaciones como el MLI de Ingeniería y el FANA de Agronomía, con quienes defendimos la realización de los últimos congresos de la FUBA contra el boicot de la derecha y los K, llegamos a 26 consejeros. De esta manera lograríamos derrotar la lista de las autoridades y defender una mayoría estudiantil en un terreno de lucha por la educación pública y de independencia frente a todas las variantes del rectorado de Barbieri-Yacobitti.
La necesidad de conformar una lista de este tipo está dictada por la experiencia inmediata: las bancas de la mayoría estudiantil jugaron un importante papel en la defensa de las reivindicaciones estudiantiles, docentes y no docentes. Hace días no más logramos junto a la AGD la ansiada equiparación salarial para los becarios de investigación. Al mismo tiempo, este rol se agiganta a la luz de los enormes desafíos del presente, cuando el triunfo del PRO promete desencadenar un ya anunciadísimo plan de ajuste que afectará directamente a la universidad pública.
En este contexto, La Cámpora y las agrupaciones de Unidos y Organizados, que no reúnen más que 2 consejeros, han propuesto “un gran frente contra Cambiemos y el rectorado”. Se trata de un chiste de mal gusto cuando el rector, Barbieri, era su candidato hasta ayer. Sus propios consejeros de Sociales están negociando con Franja Morada. Si en algún lugar la colaboración del kirchnerismo con la derecha se llevó hasta sus últimas consecuencias fue en la universidad. Desde las represiones de la Federal a la FUBA a los boicots a los congresos, el gobierno K nunca dejó de demostrarse como un sostenedor del régimen de camarillas, hostil a las luchas del movimiento estudiantil.
Ya no llama la atención de nadie que La Mella, tras su campaña por el voto a Scioli, ahora insista en cerrar un frente con La Cámpora. Juegan este papel de celestina entre la izquierda y el kirchnerismo justo cuando sus vasos comunicantes con la derecha macrista están a la orden del día: hoy mismo Lino Barañao quedó confirmado como ministro de Ciencia y Técnica PRO con la venia de CFK.
Las elecciones del Consejo Superior expresan una pelea de fondo por el destino de la universidad y las organizaciones del movimiento estudiantil. Llamamos al MLI de Ingeniería, al FANA de Agronomía y al conjunto de las agrupaciones de izquierda e independientes a actuar con la responsabilidad del caso y formar una lista para derrotar al rectorado. La UJS-PO, corriente con mayor cantidad de consejeros, propone una integración proporcional que respete el lugar que a cada fuerza le corresponde. Una victoria de los que defendimos la integridad de la FUBA y la autonomía del movimiento estudiantil daría un fuerte mensaje al rectorado de Barbieri-Yacobitti y al gobierno que asumirá el próximo 10 de diciembre. Más que nunca, defendamos una representación independiente para luchar por las reivindicaciones de estudiantes y trabajadores.